Garganta de Alardos – Madrigal de la Vera

Califica este podcast en función del valor de este audiocomo patrimonio inmaterial
[Total: 0 Media: 0]
Justo en la frontera entre Extremadura y Castilla y León, en el confín de la provincia de Cáceres, nos encontramos con la garganta de Alardos, que contiene algunas de las piscinas naturales más profundas y caudalosas de toda la zona. Aquí, la naturaleza ha creado un escenario espectacular en el que la tranquilidad reina. La garganta impregna y da carácter a unas tierras esquivas y despierta pasión por la naturaleza en un paisaje propio de gigantes con desniveles de vértigo y con una posición privilegiada para disfrutar de las vistas.
La garganta va a parar al río Tiétar, que a su vez es uno de los principales afluentes del Tajo. Con casi veinte kilómetros de distancia, la garganta da un carácter especial al pueblo de Madrigal y en sus orillas puede apreciarse la huella de la actividad humana. En sus alrededores encontramos desde los restos de asentamientos vetones, hasta los modernos chiringuitos que rodean las zonas de baño y que de igual manera alteran y modifican el entorno natural en el que se encuentran. Las distintas generaciones que han visto las aguas de Alardos comparten el deseo de hacer suyo, más habitable, de convertir en un hogar la garganta y sus alrededores.
A su paso por Madrigal de la Vera, la garganta forma varios charcos naturales, que se convierten en estupendas e improvisadas piscinas donde darse un chapuzón. Los charcos más conocidos de La Garganta de Alardos son, por orden de nacimiento a desembocadura: Los Maquis, La Caldera, El Rubioso, La Paloma, El Negro, El Cardenillo y La Piscina o Puente Viejo. Ha intervenido en este episodio Fernando Tirado.


Conoce Andalucía desde una perspectiva diferente. Coge las riendas y ven con nosotros. Escucha aquí Andalucía a Caballo.