Skip to content

97. Aplicando la memoria muscular en fotografía de paisaje

Aplicando la memoria muscular en fotografía de paisaje y Sandra nos presenta el trabajo de la fotógrafa Jodi Cobb.

<< QUIERO RECIBIR EL BOLETÍN DE NOTICIAS >>

TALLERES DE FOTOGRAFÍA
Ya están disponibles las fechas para los Talleres de Fotografía de Paisaje que formarán parte de mi oferta formativa para el próximo otoño. Si te apetece acompañarme en nuevas aventuras fotográficas, respetando todas las medidas de seguridad, echa un vistazo. Plazas limitadas.

Talleres de Otoño con Rafa Irusta
APROVECHA LA MEMORIA MUSCULAR EN FOTOGRAFÍA DE PAISAJE
Memoria muscular
La memoria muscular es una forma de memoria procedimental que implica la consolidación de una tarea motora específica en la memoria a través de la repetición, que se ha utilizado como sinónimo de aprendizaje motor. Cuando un movimiento se repite a lo largo del tiempo, se crea una memoria muscular a largo plazo para esa tarea, lo que finalmente permite que se realice con poco o ningún esfuerzo consciente.
Este proceso disminuye la necesidad de atención y crea la máxima eficiencia entre el motor y los sistemas de memoria. La memoria muscular se encuentra en muchas actividades diarias que se vuelven automáticas y mejoran con la práctica, como andar en bicicleta, conducir, practicar deportes, escribir con un teclado, tocar instrumentos musicales, etc.
Memoria procedimental
La memoria procedimental es la parte de la memoria que participa en el recuerdo de las habilidades motoras y ejecutivas necesarias para realizar una tarea. Es un sistema ejecutivo que guía la actividad y suele funcionar a un nivel inconsciente. Cuando es necesario, los recuerdos procedimentales se recuperan automáticamente para ser utilizados en la ejecución de procedimientos integrados relacionados con habilidades motoras e intelectivas; desde anudarse los cordones de los zapatos hasta pilotar un avión. El acceso a estos recuerdos y su utilización se realiza sin la necesidad de una atención o control conscientes.
La memoria procedimental es un tipo de memoria a largo plazo, y se considera una forma de memoria implícita. El desarrollo de estas capacidades memorísticas tiene lugar a través de un «aprendizaje procedimental», esto es, mediante la repetición sistemática de una actividad compleja hasta que se adquiere la capacidad de que todos los sistemas neuronales implicados en la ejecución de la tarea trabajen de forma conjunta y automática. El aprendizaje procedimental implícito es esencial para el desarrollo de cualquier tipo de habilidad motora o cognitiva.
Según lo que acabamos de comentar, una persona puede cambiar la parte del cerebro necesaria para completar una tarea, practicándola con regularidad hasta completarla de forma prácticamente automática. Hay tres fases que forman parte del proceso:

Fase Cognitiva: adquisición del conocimiento de los factores que componen una determinada conducta.
Fase Asociativa: práctica repetida hasta que surja un patrón automático que no permite conseguir la ejecución correcta de la habilidad.
Fase Autónoma (también conocida como «fase procedimental»): consiste en el perfeccionamiento de las habilidades adquiridas donde la habilidad acaba por automatizarse.

Por lo tanto, si queremos realizar tareas de forma automática, debemos seguir estos 3 pasos:

Conocer exactamente lo que debemos hacer paso a paso.
Practicar estos pasos hasta que seamos capaces de completarlos sin mirar.
Continuar practicando hasta que no tengamos que pensar en qué es necesario hacer.

MEMORIA MUSCULAR EN FOTOGRAFÍA
Después de esta introducción, ¿cómo podemos sacar provecho de la memoria muscular o memoria procedimental en el mundo de la fotografía?
CÁMARA FOTOGRÁFICA
Hay ajustes o rutinas que debemos cambiar en nuestras sesiones fotográficas de forma repetitiva. Veamos algunos ejemplos de ajustes en cámara:

Velocidad de obturación
Apertura
Sensibilidad ISO
Enfoque (si lo tenemos disociado del botón del obturador)
Visualización en pantalla de la imagen anterior
Comprobación de histograma y valores de la toma

ATENCIÓN AL CAMBIO DE MODELO Y SOBRE TODO DE MARCA DE CÁMARA
Cuando usamos una cámara durante mucho tiempo y cambiamos de modelo (y de marca), cuidado, porque tu memoria muscular ya no va a funcionar como hasta ahora. Tendrás que actualizarla, acostumbrándote a los nuevos botones y menús. Esto es extensible también cuando usas 2 cuerpos de cámara que no sean exactamente iguales.
MOCHILA
Recientemente he cambiado de mochila y he optado por una configuración de la unidad interna donde va colocado el equipo, ligeramente diferente a la que he usado durante los últimos años. ¿Qué ha sucedido? Que tenía memorizada la ubicación de cada elemento y no tenía que pensar dónde estaba cada cosa. Ahora, obviamente, tengo que memorizar y ubicar de nuevo los elementos que utilizo.

Mi nueva mochila Mochila Shimoda Action X50

TRÍPODE
Es importante aprender a extender y ajustar nuestro trípode y rótula para no perder oportunidades fotográficas.
DRON
Por supuesto, que esta memoria procedimental es importante a la hora de pilotar un dron. Es muy recomendable dedicar horas de práctica para sentirnos más seguros con los diferentes ajustes y con el mando de control.
CONCLUSIÓN
Todas las rutinas fotográficas que hemos comentado se asemejan a disciplinas como tocar un instrumento musical. Cuanto más las repitas y practiques, más habilidad irás acumulando y eso te ayudará a resolver situaciones de forma más eficiente.
Por cierto, puedes practicar casi todas estas rutinas en tu propia casa. No necesitas salir al campo, a excepción del dron que si requiere prácticas de vuelo.
ENLACES DE INTERÉS

Mochila Shimoda Action X50
Apoya a Sandra para mejorar su equipo de grabación.
Grupo en Telegram, donde la comunidad de oyentes comentan temas relacionados con los contenidos del podcast y la fotografía en general.
Mi canal en YouTube.
Esta es la fotografía de la que hablo en el podcast.

MI EQUIPO FOTOGRÁFICO
Te dejo la lista con el equipo que utilizo en mis salidas fotográficas.
FOTÓGRAFA DESTACADA
En este episodio Sandra nos presenta el trabajo de la fotógrafa Jodi Coob.
Nombre: Jodi Cobb
Página web: https://www.jodicobb.com
Instagram: https://www.instagram.com/jodicobbphoto
¿Por qué destaca?

Jodi Cobb es una fotógrafa estadounidense que lleva más de 30 años trabajando para National Geographic, primero fue la 1ª de las 4 fotógrafas de plantilla que ha tenido la publicación, y actualmente trabaja como freelance. También lleva a cabo encargos publicitarios y editoriales independientes, y da clases y conferencias por todo el mundo. Vive en Washington DC, aunque pasa entre 6 y 10 meses al año viajando.
La fascinación de Jodi Cobb por el mundo surgió en una isla desierta de la costa de Irán. En esa isla se encontraba la mayor refinería de petróleo del mundo y su padre, que trabajaba para Texaco, era ingeniero allí. Se mudaron allí cuando Jodi tenía 8 años y se quedaron hasta que fue al instituto. La familia iba de vacaciones a Estados Unidos cada dos años, pero por el camino visitaban otros países. Así es que antes de cumplir 12 años, Jodi ya había estado en 15 países diferentes…
Cuando volvía a Estados Unidos, se dedicaba a contar a todo el mundo qué pasaba en el resto del mundo. Así es que decidió estudiar Periodismo y Arte en la Universidad de Missouri.

El último semestre de su último año universitario hizo un curso de fotografía. Fue un amor a primera vista, pero tuvo la impresión de haber perdido el tiempo porque su idea inicial era dedicarse al periodismo escrito.
Uno después de graduarse comprendió que no era lo suyo así es que volvió a Missouri a estudiar un máster en fotoperiodismo.

Empezó a trabajar para National Geographic siendo muy joven. Así es que le costó bastante probarse a sí misma ante los editores. Además, fue la única mujer del equipo durante la mayor parte de su carrera.

Pasó mucho tiempo intentando demostrar que podía hacer lo mismo que los hombres. Aventura, deportes, fauna, paisaje… Intentaba hacer de todo y al principio le ayudó a evolucionar. Ganó mucha experiencia por la vía difícil: intentándolo.
Pero, por otro lado, no sabía qué tipo de fotógrafa era y lo que le interesaba.

Al principio, sus encargos eran todos nacionales y casi todos se desarrollaban en el sur de Estados Unidos: el río Suwanee, Nashville y Plains (Georgia), hogar del entonces recién elegido presidente, Jimmy Carter. Se centraban en un lugar concreto, sin una historia detrás, una antigua línea editorial de National Geographic que ha ido desapareciendo a medida que los lectores se han familiarizado con el mundo y han cambiado sus exigencias de historias más definidas.
Jodi fue una de los primeros fotógrafos que atravesó China tras su reapertura a Occidente a finales de los 70. Recorrió 11.000 kilómetros en dos meses sin ningún tipo de comunicación ni de conexión con el exterior. Y, por supuesto, bajo la estrecha vigilancia de unos cuidadores las 24 horas del día… Gracias a su amabilidad y a una serie de regalos, Jodi sobornó a una de sus cuidadoras y consiguió que se pusiera de su lado siempre que surgían desacuerdos con otros cuidadores sobre lo que podía fotografiar. A pesar de ello, era una frustración constante no poder fotografiar lo que quería. En 1982 sus fotos se publicaron en un capítulo del libro “Journey Into China”.
A medida que su carrera avanzaba, Jodi descubrió que estaba adquiriendo algo más que una determinada confianza en su capacidad de conseguir que sus fotografías tuvieran intención y mensaje. Estaba comprendiendo más profundamente cómo funcionaba el mundo. También se dio cuenta de que hacer fotos la estaba cambiando: en lugar de centrarse en historias sobre el destino, empezó a enfocarse en temas más humanos e íntimos que requerían abandonar prejuicios y emplear grandes dosis de empatía.
Al fotografiar la vida enclaustrada de las mujeres en Arabia Saudí o los ambientes secretos de las geishas en Japón, se vio obligada a replantearse ideas preconcebidas. «Fui con mis prejuicios y estereotipos feministas occidentales y aprendí cómo veían esas mujeres sus propias vidas». Aunque a Jodi le parecía al principio que esas mujeres estaban oprimidas, posteriormente llegó a comprender que ellas mismas no lo veían así.
Después de que su impactante imagen de una geisha totalmente pintada fuera elegida para la portada del libro “A Day in the Life of Japan” (1985), Kodak le concedió una beca para volver a Japón y sumergirse en el mundo de las geishas. Se cogió una excedencia y dedicó todas sus vacaciones durante los tres años siguientes a documentar la desaparecida cultura de las legendarias consortes. Su libro “Geisha: The Life, the Voices, the Art” fue nominado al Premio Pulitzer y sigue recibiendo grandes elogios de los antiguos editores de Jodi.
Aunque seguramente su proyecto más ambicioso ha sido «Esclavos del siglo XXI«, publicado en National Geographic en 2003. El reportaje abarcó 10 países y ponía de manifiesto los millones de personas de todo el mundo que cada día son compradas y vendidas, mantenidas en cautiverio, maltratadas y explotadas con fines de lucro.
Todos los editores con los que ha trabajado han caído rendidos ante sus fotos:

Bill Allen (editor jefe de National Geographic de 1995 a 2005): «Sus imágenes revelan la esencia de una cultura en 1/125 de segundo». Lo que más impresiona a Allen del trabajo de Cobb es su perspicacia a la hora de entender qué es lo que hace que una fotografía sea potente. «Espera el momento adecuado. Es capaz de anticipar esa mirada que consigue que una foto se convierta de buena a extraordinaria».
Elizabeth Krist (editora senior de fotografía de National Geographic de 1995 a 2016): «Lo que me encanta de Jodi es que es muy fuerte en los extremos. Se siente muy cómoda en situaciones junto al lujo y la alta sociedad, pero también se siente atraída por las situaciones más desesperadas. Es compasiva con la gente que tiene que preocuparse de si tendrá suficiente para comer o dónde dormirá por la noche».

Muchas gracias y volvemos en 15 días con un nuevo episodio de Distancia Hiperfocal. ¡¡Un saludo y hasta pronto!!
¿TE GUSTAN LOS CONTENIDOS DE ESTE BLOG?
Puedes apoyarme para seguir creando publicaciones de interés. Con un gesto tan sencillo como realizar tus compras en Amazon a través de este enlace, tú pagas el mismo precio y yo me llevo una pequeña comisión. Muchas gracias.

Puedes apoyarme para seguir creando contenido de valor.
CONTACTA CON NOSOTROS

Puedes contactar en Twitter con Sandra @vallausa y con Rafa @rafairusta y con Rafa también en Instagram rafairusta
Podcast Destino Sifakka presentado por Sandra Vallaure
Únete a nuestro canal en Telegram
Comunidad Hiperfocal en Telegram

SUSCRÍBETE AL PODCAST

Para no perderte ningún episodio de Distancia Hiperfocal suscríbete en Apple Podcasts, Android, ivoox y Spotify

Talleres de Fotografía de Paisaje con Rafa Irusta
NOTA: He dedicado tiempo y esfuerzo a crear los contenidos de este podcast/artículo y espero que te resulten útiles. Encontrarás enlaces en algunos productos. En calidad de Afiliado de Amazon, obtengo ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables. No obstante quiero aclarar, que todas mis opiniones sobre productos o servicios, son siempre sinceras y honestas, basadas en mis propias pruebas y experiencias.

Escucha este podcast en nuestra app