Skip to content

66. La historia detrás de la fotografía: El beso del marinero

 

Historia detrás de una fotografía

En el día de hoy os traemos uno de los podcast más demandados, dónde hablaremos de la mítica foto de: El beso del marinero. Una fotografía icónica repleta de dudas y curiosidades que marcaron un hito en la historia de la fotografía y sirvió de propaganda política para EE.UU

A comienzos de agosto de 1945 dos bombas atómicas estadounidenses habían sido lanzadas sobre Japón. Ante semejante demostración de fuerza bruta el país que bombardeó por sorpresa Pearl Harbour tres años antes no tuvo más remedio que rendirse. Estados Unidos había ganado la guerra.

El presidente Truman lo anunció a las 7 de la tarde del 14 de agosto en un discurso, pero desde hacía horas el centro de Nueva York estaba repleto de gente con unas enormes ganas de celebrar el fin del conflicto. Desde entonces a esta fecha se la conoce como V-J Day (Victory over Japan Day).

Esta es la historia de un beso eterno. El que la enfermera Greta Zimmer Friedman y el marinero George Mendonsa, según su propio relato, se dieron el 14 de agosto de 1945 en Nueva York sin conocerse ni decirse los nombres.

La fotografía

El momento fue inmortalizado por Alfred Eisenstaedt y Victor Jorgensen desde dos ángulos diferentes. La foto de Alfred Eisenstaedt, la más famosa, fue publicada en la revista Time, mientras que la de Victor Jorgensen, menos conocida, apareció en el New York Times.

Actualmente es distribuida por la agencia de fotografía Getty. Por su parte, la foto de Victor Jorgensen puede ser publicada libremente, ya que el negativo pertenece al Gobierno de Estados Unidos. Pues Jorgensen era fotógrafo de la Marina se puede descargar desde aquí https://www.archives.gov/research/military/ww2/photos/images/thumbnails

La imagen también tiene un alto valor propagandístico. Pues un beso entre un marinero y una enfermera simboliza el triunfo del trabajo en común que tanto se había fomentado en los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial.

Según Alfred La fotografía fue totalmente espontánea vio a un marinero que iba besando enfermeras por toda la calle y lo siguió esperó aquel momento, lo retrató y se fue, no preguntó nombres de los implicados: “En Times Square durante el día de la victoria, vi a un marinero a lo largo de la calle que agarraba a todas y cada una de las chicas que se ponían a su alcance. Tanto si pudieran ser su abuela, fueran altas, delgadas o viejas, no hacía distinción. Fui corriendo atrás mirando por encima del hombro con mi Leica pero ninguna de las tomas que hacía me agradaba. De repente, como un destello, vi algo que se me grabó. Me di la vuelta y capturé el momento justo en que el marinero besó a una enfermera. Si ella hubiera llevado un vestido oscuro jamás me habría dado cuenta. Nunca habría disparado la toma, o si el marinero hubiera llevado uniforme blanco, lo mismo. Realicé cuatro tomas. Fue en apenas unos segundos.”

Se duda del comportamiento sea casual ya que quedo registrado en la misma publicación de la revista LIFE varias fotografías de marineros besando a enfermeras incluso en este video podemos ver a un marinero besando a varias chicas.

Hay fuentes que dicen que el marinero era Glenn McDuffie, el cual murió en 2014, declaró haber sido él quien cambiando de vagón de metro se enteró de la noticia y salió a celebrarlo, encontrándose con una alegre enfermera que al verle tan contento le abrió los brazos y se fundieron en un beso

En busca de los personajes

Y fue a principios de la década de los años ochenta cuando se empezó a valorizar lo que representaba esta fotografía por lo que se inició la búsqueda de nuevo de la pareja, un marinero y una enfermera que fueron fotografiados en ese momento. Finalmente, se llegó a la identificación exacta: George Mendonsa, marinero en ese tiempo y que posteriormente sería pescador, con una edad actual de 89 años y residente de Rhode Island.

La identidad del marinero no estaba nada clara, hasta que pasados los años, George Mendonsa fue tan lejos como para demandar a Life ante la Escuela Naval de Guerra dónde se usó tecnología de escaneo de rostro en 3D para concluir que fue él quién besó a la enfermera. El dijo: “Yo había ido con una amiga (su futura mujer) a un show al Radio City Hall, cuando interrumpieron para decir que la guerra había acabado. Salí fuera, estaba exultante, vi a una enfermera y la besé por pura alegría”

El papel protagonista de la mujer está dividido entre dos enfermeras. Una de ellas, Edith Shain, muerta en 2010 a los 91 años, llegó a ser considerada durante años como la auténtica. “Le dejé besarme porque había estado en la guerra”, decía esta profesora de educación infantil de Beverly Hills. La segunda es Greta Zimmer Friedman, según su relato, no supo que la habían fotografíado hasta 20 años después. La segunda es Greta Zimmer Friedman, según su relato, no supo que la habían fotografíado hasta 20 años después.

Judía de origen austriaco, sus padres murieron en el Holocausto y ella pisó tierra estadounidense a los 15 años. “De repente, me agarró un marinero. No fue tanto un beso como un acto de celebración: él ya no tenía que volver al Pacífico, al frente donde había combatido. Me tomó en brazos porque me vio vestida como una enfermera y estaba agradecido a todas las enfermeras. No fue algo romántico, sino una forma de decir: ‘Gracias a Dios, la guerra ha terminado”.

El relato de la fotografía es el de una casualidad. Zimmer, que en realidad era asistente dental, siempre contó que salió de la clínica aquel 14 de agosto para comprobar si era verdad lo que había escuchado en el trabajo. Muy cerca de su oficina, en Times Square, en pleno corazón de Manhattan, halló la respuesta. La algarabía reinaba. Los cárteles luminosos, como recordaría años más tarde, parpadeaban con frenesí.

La propia Friedman explicó antes de morir que Mendonsa la agarró y la besó sin que ella pudiera reaccionar. Además, Mendonsa estaba ebrio. Terminado su trabajo de asistenta dental, dio rienda suelta a sus pasiones: obtuvo una licenciatura en artes, tuvo dos hijos y al final de sus días se dedicó a restaurar libros. A los 92 años, con la cadera rota, osteoporosis avanzada y una neumonía fulminante, falleció en Virginia Greta Zimmer. Por segunda vez, moría la protagonista del beso eterno.

El Proyecto de Memoria Histórica de los Veteranos de la II Guerra Mundial la entrevistó como tal y ahí la antigua asistente dental pudo dar su versión completa. Pero el mayor impacto procedió del libro El marino que besaba: el misterio detrás de la fotografía que puso fin a la Segunda Guerra Mundial. En esta investigación, publicada en 2012, Lawrence Verria and George Galdorisi, tras recoger infinitud de testimonios e indicios, entre ellos la estatura y el pelo, destronaban a Shain y daban el reconocimiento a Greta Zimmer. También jugó a favor el reencuentro en 2012 de ambos ancianos en Times Square.

Curiosidades

Una copia positivada a partir del negativo original y firmada por Eisenstaedt se vendió en 2013 por 24.000 euros.

Gloria Delaney, una enfermera de 19 años que aparece tras la pareja en la foto de Victor Jorgensen. En el New York Times narró hace unos años como vivió aquel histórico momento.

Los científicos Donald Olson y Russell Doescher ,reconstruyeron a escala los edificios de Times Square allá por el 1945 y utilizaron un espejo para proyectar los rayos del sol. Hasta que el modelo correspondió perfectamente con las sombras de la fotografía. afirma que el famoso beso se produjo a las 17:51 horas. Faltaba algo más de una hora para que Truman hiciera oficial el anuncio de la rendición japonesa.

 

Booking.com

Escucha este podcast en nuestra app