Skip to content

93. Cuándo utilizar ISO alto en Fotografía de Paisaje

Hoy vemos cuándo utilizar ISO alto en Fotografía de Paisaje y Sandra nos acerca el trabajo del fotógrafo Arseniy Kotov.

<< QUIERO RECIBIR EL BOLETÍN DE NOTICIAS >>

TALLERES DE FOTOGRAFÍA
Ya están disponibles las fechas para los Talleres de Fotografía de Paisaje que formarán parte de mi oferta formativa para el próximo otoño. Si te apetece acompañarme en nuevas aventuras fotográficas, respetando todas las medidas de seguridad, echa un vistazo. Plazas limitadas.

Talleres de Otoño con Rafa Irusta
CUÁNDO UTILIZAR ISO ALTO EN FOTOGRAFÍA DE PAISAJE
Siempre decimos en este podcast que es recomendable disparar a ISOs bajos en fotografía de paisaje para conseguir imágenes con el menor ruido posible. Pero a veces, hay situaciones en las que es conveniente elevar esos valores de ISO para conseguir mejores resultados y hoy vamos a repasar alguno de esos escenarios.
El uso de un valor de ISO más bajo o más alto, siempre va unido a la velocidad de obturación de la escena. Veamos un ejemplo: supongamos que vamos a fotografiar un paisaje y queremos incluir el cielo con nubes en movimiento. Podemos decidir si queremos fotografiar con una velocidad alta para congelar ese movimiento y que las nubes salgan completamente nítidas o, por el contrario, elegir un valor de velocidad más bajo y que se pueda apreciar el movimiento de las nubes, añadiendo dinamismo a la fotografía.
Pero ¿qué pasa si necesitamos una velocidad alta pero no hay luz suficiente? Podemos aumentar la apertura del objetivo para que entre más luz pero reduciendo la profundidad de campo. Así que, dejando el valor de apertura fijo, solo podemos aumentar la velocidad, subiendo el valor de ISO. Y aquí es donde suele surgir el miedo a elevar el ISO.
En mi caso, la pregunta clave que me hago es: ¿Quiero tener la foto, aunque sea con un poco de ruido o renuncio a ella porque la quiero completamente limpia?
Hace unos años, subir el ISO era bastante arriesgado porque los sensores añadían valores de ruido muy altos pero hoy en día, todo ha cambiado y podemos hacer fotos a ISO 1600, 3200 o más, con resultados excelentes.
El uso de un ISO bajo o un valor más alto, siempre estará determinado por la escena que queramos fotografiar. Si aumentamos el ISO, aumentamos la velocidad y podemos usar un valor de apertura más pequeño como f/11 o f/16 para ampliar la profundidad de campo de una escena. Imagina un paisaje que fotografiamos a mano  (sin trípode) y con un valor de la velocidad muy bajo. Esa foto nos va a salir movida, pero si elevamos el ISO evitamos ese problema.
SITUACIONES EN LAS QUE NOS CONVIENE ELEVAR EL ISO

Cuando no usamos trípode y disparamos a mano.
Para congelar el movimiento del sujeto. Por ejemplo las nubes, el agua. Con una velocidad más alta, congelamos el agua de una cascada aumentando el drama, al contrario del uso de una velocidad más larga donde conseguiremos una imagen más tranquila y bucólica.
Usando longitudes focales muy largas.
En situaciones de mucho viento.
Fotografiando desde un vehículo en movimiento, como un coche o un barco o incluso desde una avioneta, helicóptero (si vas a Islandia y alquilas uno).
En situaciones de poca luz, por ejemplo días muy cubiertos, primeras y últimas horas del día.
En fotografía nocturna, donde vamos a necesitar elevar el ISO aunque eso suponga un aumento del ruido en el archivo final. Para fotografía nocturna, un ISO 1600 funciona como valor base, similar al ISO 100 en fotografía de paisaje diurna.
Fotografiando las auroras boreales.

MÉTODO SENCILLO PARA SABER CUÁL ES EL VALOR DE ISO ALTO RECOMENDABLE PARA NUESTRA CÁMARA
Este valor dependerá siempre del estándar de calidad que establecemos de forma personal. Es posible que una imagen con mi cámara a ISO 6400 a mí me parezca adecuada y a otra persona no. Vamos a ver cómo tener una referencia:

Ajusta tu cámara a un valor de apertura de f/8 o f/16 y una velocidad rápida.
Elige una composición y vete fotografiando desde el ISO más bajo hasta un valor de ISO alto, por ejemplo 6400.
Revisa tus imágenes en el programa de revelado y amplíalas al 100 %.

Ahora ya puedes decidir, el valor máximo al que vas a elevar el ISO de tu cámara para conseguir resultados aceptables,. según tus baremos de calidad.
CONCLUSIÓN
Debemos elegir el valor de ISO más adecuado a nuestras necesidades en función de la escena que vamos a fotografiar y los resultados que queremos conseguir. Por supuesto, siempre teniendo en cuenta los archivos resultantes que obtendremos con nuestro equipo fotográfico.
EJEMPLOS DE FOTOGRAFÍAS CON VALORES DE ISO ALTO
Ciclogéneis. Santander, 1DX, 300mm f/2.8L IS, 1/320 s, f/2.8, ISO 2000

Auroras boreales, Grand Teton National Park, Wyoming, USA, 1DX, 17-40mm f/4L (20mm), 5 s, f/4, ISO 6400

Sierra de Urbasa, Navarra, 1DX, 24-105mm f/4L IS (50mm), 1/13 s, f/8, ISO 3200

Otoño en Cantabria, 1DX, 24-105mm f/4L IS (47mm), 1/8 s, f/11, ISO 2000

Moose, Jasper, Canadá – 1D Mark IV, 300mm f/2.8L IS + 1.4x (420mm), 1/500 s, f/6.3, ISO 10000

ENLACES DE INTERÉS

Apoya a Sandra para mejorar su equipo de grabación.
Grupo en Telegram, donde la comunidad de oyentes comentan temas relacionados con los contenidos del podcast y la fotografía en general.
Mi canal en YouTube.

MI EQUIPO FOTOGRÁFICO
Te dejo la lista con el equipo que utilizo en mis salidas fotográficas.

Puedes apoyarme para seguir creando contenido de valor.
FOTÓGRAFO DESTACADO
En este episodio Sandra nos presenta el trabajo del fotógrafo Arseniy Kotov.
Nombre: Arseniy Kotov
Página web: https://arseniykotov.com
Instagram: https://www.instagram.com/northern.friend
¿Por qué destaca?

Nacido Kúibyshev en la extinta Unión Soviética en 1988, hoy llamada Samara, Arseniy Kotov creció en un paisaje urbano formado por bloques de viviendas estandarizados e imponentes torres industriales. Lleva fotografiando paisajes urbanos desde su adolescencia.
En 2010 se gradúa como ingeniero aeroespacial. Nada más terminar la carrera se compra su primera cámara y comienza a trabajar en la fábrica de cohetes espaciales Soyuz. Como muchos, empieza probando diferentes disciplinas, aunque pronto descubre que lo que más le gusta son los paisajes urbanos. Así que todas las tardes iba a distintos rincones de Samara para hacer fotos desde distintos bloques residenciales de gran altura. Un 70% de Samara se construyó durante la época soviética y empezó a reconocer una cierta belleza en su estricto trazado y en sus formas arquitectónicas.
Siempre le había gustado viajar, pero durante unos años, tras dejar su trabajo en la fábrica en 2013, se le prohibió salir del país, así es que decide atravesar Rusia en autostop y luego Kazajstán, Kirguistán y Ucrania. Al principio, todas las ciudades rusas le parecen iguales. Pero cuantas más ciudades visita, más se fija en los diferentes edificios interesantes y en las particularidades de la planificación urbana.
A lo largo de los últimos años, Arseniy ha visitado todas las antiguas repúblicas soviéticas, donde ha fotografiado más de doscientas ciudades.
Desde 2016 su principal objetivo es documentar la lenta pero constante desaparición de construcciones pertenecientes a la arquitectura del modernismo soviético. Este periodo comenzó en 1955 cuando Nikita Khrushchev adoptó una resolución “sobre la eliminación de los excesos”, hasta 1991 cuando la Unión Soviética se disolvió. El modernismo soviético tuvo su máximo esplendor en los años 70 y 80.
Para ello, Arseniy decidió alquilar su piso y financiar con ello sus viajes. Al principio, cuando su fotografía no generaba suficientes ingresos para convertirse en un negocio rentable, Arseniy solía recortar los gastos al máximo: hacía autostop siempre que podía para cubrir distancias cortas y nunca se quedaba en hoteles si no en casas de locales.
Tiene proyectos fascinantes, como por ejemplo el de Vorkuta, la ciudad más fría de Europa. Vorkuta es una pequeña ciudad minera que en su día albergó uno de los mayores y más severos campos de trabajos forzados durante el mandato de Stalin. La ciudad, a menudo azotada por temperaturas de hasta -45ºC, está sufriendo uno de los descensos de población más importante de toda Rusia. Durante su estancia, Arseniy recorrió varios complejos de viviendas construidos para los trabajadores, muchos de los cuales fueron abandonados al cerrar las minas.
Tiene predilección por hacer fotos en invierno y durante la hora azul, justo antes del amanecer y después del atardecer. La idea detrás de esta decisión artística es no centrarse únicamente en los edificios, sino también en sus habitantes, representados por el cálido resplandor que emana de los apartamentos, prueba de que la vida continúa detrás de todas esas fachadas idénticas.
Además, le gusta añadir toques poéticos a sus imágenes: ya sean pájaros volando a través de las nubes de humo oscuro que salen de las fábricas, un tigre gigante de juguete posado en un montón de nieve, o el brillo de la luna llena reflejado en las ventanas de un bloque de viviendas.
Utiliza una cámara Sony a7r con un adaptador m39 para utilizar objetivos soviéticos y un pequeño trípode. Normalmente lleva estos tres objetivos: Orion-15 28mm, Industar-61 55mm, Yupiter-11 135mm. Y gracias a ellos consigue que sus imágenes tengan un estilo vintage que transporta al espectador al pasado haciendo un paralelismo con la época de esplendor que representan muchos de sus sujetos.
Sus fotos se han exhibido en varias exposiciones internacionales y se han publicado en dos libros: Soviet Cities (2020) y Soviet Seasons (2021).

Sobre el primero, Arseniy cuenta que “A través de mis fotografías quería mostrar edificios y construcciones destacados, mostrar dónde vivía la gente soviética y cómo eran las ciudades soviéticas. La mayoría de los edificios de las ciudades soviéticas se fabricaban según diseños estándar. Pero a medida que visitaba más ciudades, empecé a notar edificios y características únicas de la planificación urbana”.
Y sobre el segundo, explica que “En este libro he querido mostrar lo hermosas y diversas que son las ciudades y la naturaleza de esta vasta región en distintas épocas del año. He viajado mucho por Rusia y los países vecinos, donde he captado el paisaje de las ciudades postsoviéticas y he sido testigo de los cambios estacionales”.

Muchas gracias y volvemos en 15 días con un nuevo episodio de Distancia Hiperfocal. ¡¡Un saludo y hasta pronto!!
¿TE GUSTAN LOS CONTENIDOS DE ESTE BLOG?
Puedes apoyarme para seguir creando publicaciones de interés. Con un gesto tan sencillo como realizar tus compras en Amazon a través de este enlace, tú pagas el mismo precio y yo me llevo una pequeña comisión. Muchas gracias.
CONTACTA CON NOSOTROS

Puedes contactar en Twitter con Sandra @vallausa y con Rafa @rafairusta y con Rafa también en Instagram rafairusta
Podcast Destino Sifakka presentado por Sandra Vallaure
Únete a nuestro canal en Telegram
Comunidad Hiperfocal en Telegram

SUSCRÍBETE AL PODCAST

Para no perderte ningún episodio de Distancia Hiperfocal suscríbete en Apple Podcasts, Android, ivoox y Spotify

Talleres de Fotografía de Paisaje con Rafa Irusta
NOTA: He dedicado tiempo y esfuerzo a crear los contenidos de este podcast/artículo y espero que te resulten útiles. Encontrarás enlaces en algunos productos. En calidad de Afiliado de Amazon, obtengo ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables. No obstante quiero aclarar, que todas mis opiniones sobre productos o servicios, son siempre sinceras y honestas, basadas en mis propias pruebas y experiencias.

Booking.com

Escucha este podcast en nuestra app