Última Parada 28. Un menú de muerte