Última Parada 24. La última jaula