Última Parada 23. La bruma