Última Parada 17. La tumba