Trouville-sur-Mer y Deauville: el glamour de las playas de París