T2. Ser profe de secundaria en París sin que te confundan con una alumna