Soto Grande, adaptación en tiempos de COVID