Salvaterra de Miño, mucho más que una fortaleza en Territorio Viajero