Peregrinos sin recursos – Frómista