MEDIOCRIDAD: el placer y el confort no dan la felicidad