Los apartamentos y las viviendas turisticas, mejor de lo que creemos