Leyenda de la bodega – Marcilla de Campos