Klaipeda, carácter marítimo a ritmo de Jazz – Las sandalias de Ulises 24