Skip to content

Ruth Ware emula a Henry James

Ruth Ware
Ruth Ware aprovecha el sentido inquietante de una mansión situada en las highlands de Escocia

Ruth Ware es una mujer con un fino concepto de la literatura subliminal; esa que queda en el cerebro del lector, después de muchas horas de apasionamiento ante las páginas ideadas por autores de reconocida inmortalidad creativa.

Por lo menos, tal conclusión es la que suele esgrimir la propia Ware, cuando escucha que muchas personas la consideran como la heredera directa de Agatha Christie. La narradora inglesa nunca ha ocultado su admiración hacia la descubridora de Poirot y Miss Marple, pero siempre puntualiza que la relación entre ambas es meramente causal; y, si acaso, entra de lleno en el campo de la interiorización que ha llevado a cabo RW, de muchos de los grandes títulos de Christie.

No obstante, y con independencia de las huellas de inspiración más o menos asumidas, lo que sí se puede afirmar es que Ware parecía estar muy motivada con las novelas de la responsable de Asesinato en el Orient Express, cuando ideó la historia de La mujer del camarote número 10 (el texto más famoso de RW, hasta la fecha).

Quizá, semejante identificación de carácter mercantilista ha provocado que Ruth Ware (Ruth Warburton, de nacimiento) haya girado el rumbo de su nueva ficción, hacia el terreno de las casas encantadas; operación encuadrada en un imaginativo libro titulado Otra vuelta de llave (Salamandra Editorial). Un texto en el que la autora dirige su mirada hacia el clásico argumento de terror psicológico esgrimido por Henry James, en Otra vuelta de tuerca.

Ruth Ware
Ruth Ware ha emocionado a sus lectores, con Otra vuelta de llave

Es una lectura deliciosa. La historia cautiva hasta el brillante final“, opina la también dama del misterio nominada Shari Lapena (Un extraño en casa).

Este juicio de valor debe llenar de alegría a Ware, ya que Lapena se ha convertido en una de las máximas exponentes en la actualidad del subgénero de comportamientos extraños y terroríficos, normalmente enclaustrados en hogares de aparente felicidad familiar.

RUTH WARE VIAJA A ESCOCIA

Resulta cuanto menos arriesgado y valiente, el hecho de que Ruth Ware se haya planteado una novela gótica ambientada en el escasamente inquietante siglo XXI, con las tecnologías del tercer milenio como principales motores del suspense. Sin embargo, el cocinado entre los elementos propios de las narraciones victorianas y otros más habituales en distopías mecanizadas queda bien orquestado, y sumamente convincente.

La acción de Otra vuelta de llave comienza con la narradora en prisión. En principio, se desconocen los motivos de su encarcelamiento, y el crimen del que se le acusa; pero tal arranque sirve para situar al lector en un contexto de pesadilla, que le anima a adentrarse en el laberinto emocional diseñado por Ware.

Tras esta sensación de desconcierto programado, la trama recurre a la perdida Rowan Caine: una mujer que anhela cambiar la dirección de su desastrada existencia. Un día, mientras consulta la app “happy“, la joven recibe un anuncio en el que se solicita una educadora y niñera, para ocuparse de unos pequeños en una aislada propiedad de Escocia. El sueldo es particularmente atractivo, y las condiciones de trabajo son más que buenas; por lo que Rowan responde a la oferta, y al poco es aceptada como candidata para el puesto.

Al llegar a la mansión, la protagonista nota que el inmueble tiene una dependencia siniestra de las nuevas tecnologías; un control que no casa con el paisaje del entorno, que remite a siglos precedentes. Pronto, lo que se presentaba como un periodo de paz y sosiego laboral, se convierte en un infierno de fantasmales atmósferas, y de muertes imprevistas…

Ruth Ware
Ruth Ware mezcla con habilidad modernidad y clasicismo

El estilo en crescendo, sencillo y enérgico, que suele esgrimir RW en sus obras adquiere en Otra vuelta de llave una dimensión profunda y plena de ingenio, con constantes sorpresas y diálogos cortantes.

Modernidad y tradición se unen en el caserón llamado Hertherbrae House; aunque igualmente lo hacen en el texto, el cual se refugia en un raro goticismo, de aliño contemporáneo.

Una apuesta por el terror de naturaleza ancestral, destinada a captar a los públicos interesados en los miedos relativos a casas hechizadas. Sin embargo, la incorporación de las nuevas tecnologías resta bastante efectividad al componente de tensión escénica, propio de argumentos ambientados en pasados de oscuridades subyacentes.

Más información en

https://www.megustaleer.com/libros/salamandra/SD/

 

 

The post Ruth Ware emula a Henry James appeared first on THE LIVING CULTURE MAGAZINE.

Booking.com

Más podcast sobre estos destinos.

Qué dicen nuestro bloggers de este destino

Top Ten de rincones escondidos.

TOP TEN DE RINCONES ESCONDIDOS. Hay lugares mágicos en nuestra tierra que muy pocos conocen. Vivimos tiempos de crisis sanitaria, tenemos miedo a viajar y

WhatsApp chat