REPORTAJE | Bebo Valdés y la rareza del siglo