Skip to content

Merecimiento y programa de desmerecimiento

programación, piconeuroprogramación, creando realidades, crealidades, psiconeurodesprogramación, raquel díaz pena

❤En esta ocasión vamos a realizar un ejercicio para comprender y hacer aflorar los programas inconscientes de desmerecimiento/merecimiento. ¿Sientes que no obtienes en tu vida algo? ¿Notas que hay algo que se te escapa? Comprender la información que alberga tu inconsciente es imprescindible para abrirse a nuevas posibilidades. Si realmente nuestra finalidad es la superación del panorama que percibimos y creación de una nueva realidad, entonces, no tiene sentido rechazar la antigua realidad. No conseguiremos nada nuevo rechazando, sólo desgaste de energía y reforzar las viejas ideas. No se supera algo por medio del rechazo, sino del abrazo y el aprendizaje al afrontarlo y por la decisión de nuevas opciones.

Rechazar implica negación y resistencia. Es una declaración de no haber aprendido nada de los hechos acontecidos. Además, nos lleva a agotar más energía. La energía se agota por estados incoherentes y alterados del ser, lo hemos hablado muchas veces. El  agotamiento y el cansancio es un claro ejemplo de estar incoherencia y falta de presencia. Nuestros deseos, anhelos, pensamientos están en un punto, junto con la información de lo que sentimos y lo que nos obligamos a hacer o lo que pensamos que deberíamos esta en otro lugar de modo discordante. Resistir nos agota, nos saca del momento presente. Resistir es muestra de incoherencia y desalineamiento entre lo que sentimos, pensamos, decimos, decidimos y, casi siempre a repetir lo mismo, ya sea igual subiendo de volumen o incluso cambiado de forma. Aprender, observar, despegarse para ver, nos lleva a incluir. Los datos se introducen, se procesan, se integran, se transforman y sale una síntesis conclusión de los mismos. Trascender, comprender, aprender pasa por incluir la información que nos sugiere y comprenderla para ser libres al optar por nuevas decisiones coherentes.

 

Una nueva vida implica inicialmente una nueva mirada. Una nueva mirada conlleva un cambio de mentalidad y de foco, desde lo externo a asumir el poder interno. Una  nueva mirada amorosa abre posibilidad si de realiza bajo la visión del amor incondicional. El amor incondicional es amar y acoger de forma total sin emitir un juicio. Los hechos pueden der los que sean pero la manera de vivirlos habla de nosotros y es siempre una decisión. Si ante esta afirmación nos preguntamos cómo soportar los hechos y experiencias que nos superan, hemos de comprender que éstos no tendrán lugar el día que dejemos las pautas mentales que los sostienen. El día que dejemos de validar el sufrimiento desaparecerá suavemente por definición, sin lucha o esfuerzo, como pauta o posibilidad.

Si indagamos en esta nueva mirada amorosa sobre la situación es necesario comprender que esta nueva forma de ver una situación, gracias a la transformación en  la percepción es, de inmediato aprendizaje y cambio emocional. Tras una transformación emocional la realidad se transforma de forma automática pues la información proyectada se ha transformado. Una nueva visión clara, nos lleva a nuevas decisiones, ideas, experiencias que, a su vez, desembocan en manifestar esas nuevas opciones y nuevas posibilidades.

 

 

Para asumir nuevas posibilidades, es crucial la autoobservación, la autoindagación y el autocuestionamiento de la pauta mental. Es esta pauta mental sostenida/validada/obedecida, la que nos lleva a ver o experimentar aquello que creemos que sucede en la pantalla de la vida. Trascender es decidir en libertad, sin estar atados por férreas lealtades invisibles de programas y creencias.

⚘Las nuevas realidades no se asumen por rechazo, escape o control de las realidades aparentemente pasadas. Se trata de aceptar, asumir, comprender la información previamente validada hasta el momento. Hablando claro se trata de comprender los beneficios que nos aportaba dicha información. Sí, los beneficios, has oído bien, siempre hay beneficios, ya sean los del “ser” pequeño/personaje que mendiga amor/aprobación o, los de nuestra esencia real: completa, amorosa e íntegra.

Es imprescindible valorar ambos beneficios de ambas partes para ser conscientes de lo que realmente ocurre. Ser conscientes nos lleva a proceder a la toma de nuevas decisiones conscientes e íntegras, en alineamiento y coherencia entre lo que uno: piensa, siente, dice, hace. Los beneficios de sostener el miedo traen más miedo, desconfianza, desamor y desaprobación. Los beneficios de afrontar el miedo de la mano de la confianza son la plenitud, la abundancia, el amor y el descanso en nuestra naturaleza amorosa y serena.

Indagar en la pauta es observar y cuestionar el por qué y el para qué de las pautas/creencias/programas/ ideas/ información que uno internamente/inconscientemente valida, rechaza, evita u obedece. Te recuerdo que utilizo tantas palabras para expresar y manifestar sinónimos a fin de proporcionar una mayor claridad. Todos significan lo mismo. El fin de la autoindagación es la transcendencia, para ella es imprescindible la comprensión y compasión. Es decir, nos lleva a tener verdadera empatía y compasión para entender de corazón, en realidad, quién hacía qué rol y para qué creía inconscientemente que este rol era necesario en pro de la supervivencia.

❤Cuando comprendemos, nos hacemos cargo de la información y podemos asumir la responsabilidad de elegir libremente una nueva información. Somos libres de transformar en cualquier momento. En caso contrario, como decía Carl.G. Jung, revivimos el drama de lo sucedido interminablemente. Podemos llegar a estar pensando que somos víctimas de un cruel destino mientras, no sólo repetimos las pautas mentales que una y otra vez, dirigen, crean, lideran y son usuarias de ese hipotético destino. Sino que, además, eso que juzgamos y sostenemos reforzamos.

En una ocasión, tuve a una consultante que sentía un profundo abandono y desmerecimiento. Sentía su vida estática y veía cómo su creatividad, valentía e inconmensurable talento se desvanecía al igual la energía del desgaste vivido en la rapidez del hámster que corre hacia ninguna parte en el mismo punto. Al trabajar en la historia, contaba cómo había nacido, por aparente error, en el seno de una familia que ya era mayor y estaba muy cansada para tener un hijo más. Decía Jung que quien no está dispuesto a traspasar el laberinto de sus pasiones inconscientes para hacer consciente el inconsciente, forzaba a la consciencia a repetir el drama una y otra vez hasta que dicha información se hiciera evidente.

 

En mis herramientas y a mis consultantes, siempre les comento que no hay que hacer nada más que destapar el telón de los secretos escondidos del inconsciente. El inconsciente emerge en los secretos que les pesan a los difuntos, me gusta decir cuán metáfora. Cuando el arca se abre y se comprende la energía se libera y reinan la paz. Romeo y julieta descansan en paz de uno y otro modo cuando pueden liberarse del secreto y la persecución ¿cierto? La vida es menos dramática a menos que queramos seguir en el juego. A partir de aquí todo se recoloca y, la claridad nos lleva a tomar las acciones pertinentes en coherencia. Cuando los secretos del inconsciente afloran lo hacen también las pautas adquiridas.

Comprendemos, como en el cuento de la familia que religiosamente cortaba las puntas al asado, previo paso al horneado, generación tras generación, que la tatarabuela no tenía un horno más grande y por ello partía el asado. Al comprender el para qué, ya no necesitamos desperdiciar parte del alimento para ser fiel a la receta familiar. No obstante, hasta entender el para qué, año tras año el asado era partido como manda la tradición. Nadie se había percatado que nada tiene que ver con el cocinado sino con un tema de medidas y practicidad.

❤La pauta se libera al tomar consciencia. Tras la liberación los velos se caen dejando las oportunidades libres y evidentes fuera de estas lealtades. No tenemos que pensar qué hacer o cómo hacerlo, nos es completamente evidente. Es dejar de estar cegados. Es comprender la utilidad de aquello y dejar de pelearse sosteniendo lo que no es útil o buscando su función sin entender por qué cargamos con ello. Se trata de destapar los ojos y ver que existe una nueva vía a la que no teníamos acceso por una señal de prohibido. No la podíamos ver cegados por ese velo o lealtad invisible de la creencia o el programa.

El problema real reside en estar dormidos creyéndose despiertos. Todos los que creen que, lo que creen que ocurre es lo que ocurre, está anestesiados y dormidos en un drama que, con convicción, dicen llamar realidad. Amar significa abrirse a experimentar el instante viviendo el mensaje sin ser esclavos de la interpretación. Así mismo, dejar que el otro vea lo real por su cuenta. Si a un hombre dormido se le intenta sacar un palo sucio, mientras cree a ciencia cierta que es el tesoro más fabuloso del mundo, vivirá la perdida y el resentimiento en sí mismo. Esta pérdida y las emociones asociadas serán expresadas, suprimidas, reprimidas, proyectadas, escapadas, negadas o evadidas durante su vida, condicionando su respuesta. Él, por su propia experiencia habrá de comprender si tiene o no valor, y, lo soltará por sí mismo o lo amará por lo que es, encontrando en él una nueva valía.

Volviendo al caso de la consultante, había pasado por miles de terapias y, según ella decía haber “devorado toda la Espiritualidad” en sí misma. No obstante, más allá de técnicas e intentos, pues, como decimos siempre, nadie se ilumina imaginando figura se luz o sale del cascarón programado filosóficamente sin sumergirse en la experiencia, ¿qué discordancia la llevaba a una parálisis de semejante talento y potencialidad? Los patrones de control y de crítico interno, rígido e inflexible parecían dirigirla. Se identificaba con una entidad controlada por la disociación de este crítico y por la sensación de culpabilidad, de no estar en paz donde quiera que fuera que estuviera.

❤El Crítico interno o disociación de general, como yo lo llamo, y el niño interno, que obedece a este crítico o se revela contra él, con parámetros de castigo, ira, rabia, y culpa, nos dan mucha información de la proyección por la que una persona se deja llevar. Cuando indagamos en este niño obediente, obtenemos una información clave, de lealtades férreas e ideas grabadas en  la inocencia y la sugestionabilidad de un niño sediento de amor y aceptación.

En el caso de la consultante y, sin meternos en detalles, estaba experimentando exactamente y sin ser consciente, bajo esas gafas que interpretaban: he perdido el amor de mi vida, exactamente la misma relación acontecida entre sus padres que ella rechazaba. Representamos unos y otros papeles para comprender y liberar, no para esclavizar. Unos buscan un marido alcohólico para buscar el amor de un padre alcohólico que jamás los aprobó, otros porque era la figura amorosa de padre que conocían.

He visto a otras personas sentir que viven un desamor por su pareja o un abandono y, lo que realmente ocurre en esa experiencia, es el revivir el duelo no sanado y callado por la pérdida de una madre al ser adolescente. Reinterpretamos, revivimos los dramas del teatro vital para poder comprender las decisiones que llevaron hipnotizadas a los actores a tomar decisiones o hacer lo que pudieron en ese momento.

En el caso de la primera consultante, se convirtió en la madre a la que guardaba resentimiento para poder tomar una decisión que su madre no había podido en su momento: ser libre y volar. No volar como la vía de escape que siempre se veía instada a tomar, sino volar en su vida tomado su centro y despegando alas, destino sus proyectos y corazón. Ni que decir tiene que ninguno de nosotros tiene idea de estar interpretando romeo y Julieta enésima parte en el drama de su inconsciente familiar.

Uno de los programas que más nos ancla a estas lealtades férreas y escaso autorrespeto es el programa de desmerecimiento. Este programa nos aleja de comprender y nos lleva a repetir y a ser esclavos y carceleros al mismo tiempo. En esta ocasión trabajaremos ideas de merecimiento que harán aflorar ideas y programas inconscientes o lealtades más o menos conscientes para descubrir qué barreras nos creamos en el asumir nuestra esencia y una vida plena.

 

Merecer no tiene en absoluto que ver con poseer o tener a nuestra disposición, en este instante cosas que creamos buenas. El merecimiento es un estado de consciencia, no alterado, es un estado de Ser. No vivimos una realidad por casualidad. Es nuestra poca o mucha disposición la que impide o permite el recibir. Una cosa es lo que consideramos éxito o merecimiento de modo consciente y otro lo que ha sido para nosotros éxito o merecimiento, amor y salvación inconsciente en nuestras lealtades invisibles del inconsciente de clan. Si yo quiero tener éxito y pienso: Éxito, éxito, soy exitoso, puede que tenga éxito.

La cuestión es que ¿y si el éxito, para mi inconsciente, es no manifestar abundancia económica. Por haber hecho separar a la familia o, ¿porque papá se bebía el dinero, cuando cobraba y eso causaba una gran pena a la familia?

A veces parece que no comprendemos que el inconsciente no juzga, sino que manifiesta lo pedido y programado en abundancia de manera constante. Sea lo que sea lo que veamos, se ha pedido de modo inconsciente, lo que vemos es la oportunidad para limpiar aquello que ya no nos sirve y no queremos validar. ¿Quieres saber que sostienes? Mira tu universo, es el resultado de tus inquietudes diarias y el metabolito de las pautas mentales que albergas. ¿Quieres saber cómo será lo que aparentas denominar: tu mañana? Observa tus palabras, pensamientos y emociones de ahora.  Observa tus palabras con detenimiento. Observa tus justificaciones y explicaciones. Observa tu disposición a recibir o a dar y darte.

❤Nuestro miedo o sensación inconsciente de culpa a aceptar, es uno de esos grandes anclajes que nos remite y apega a unas experiencias determinadas y pensamientos o pautas. Puede remontarse a lo vivido por nuestros ancestros que ha sido impactado en nuestras células y trasmitido epeginéticamente como información. También puede remontarse a los impactos de la susgestionabilidad del niño en la infancia, en la que su cerebro en fase delta graba la información como orden suprema. Toda la información en archivos de memoria puede crear estos programas de desmerecimiento y culpabilidad, alejándonos de recibir la vida que queremos de modo consciente y no validamos en el inconsciente.

 

Hoy vamos a probar un ejercicio de merecimiento sencillo

 

 

Toma un espejo y mira tu reflejo ¿Qué sientes? ¿qué sensaciones sientes en el cuerpo? Localízalas. Observa y concreta las emociones que experimentas y las sensaciones y decláralas en un papel. El espejo es un claro ejemplo de la proyección en el espejo de la vida y nos pone en comunicación con nuestros diálogos internos y lo que creemos de nosotros mismos. El espejo es un gran aliado para comprender qué proyectamos y poder trabajar estos programas con el fin de liberarse y asumir la plenitud del Ser.

❣En primer lugar, pregúntate si realmente estás dispuesto a darte una oportunidad y liberarte. Si no lo estás no pasa nada. Deja de leer y estate tranquilo. Los mensajes llegarán de modos que resuene contigo. Si quieres seguir adelante recuerda que tu siempre tienes el poder de decidir qué permites que impregne tu consciencia y qué no. Puedes empezar por decirte a ti mismo que tienes la voluntad de soltar y liberar, no es necesario saber cómo, sólo decidir abrirse a ello.

❤En segundo lugar, respira. Ábrete a darte una verdadera oportunidad. Permítete dejar de resistir lo positivo y, dejar fluir lo bello liberando el resentimiento que nos anclan al pasado. Con sentido común, permítete aceptar lo positivo, agradable, amoroso, lo que quieres o que consideras bueno en hechos, tanto si crees que te lo mereces como si no. Si no saber cómo te recuerdo que en realidad sí.

¿Qué harías por un amigo que ames y valores o apoyes? ¿Qué palabras de aliento lejos de: tienes que/debes de le darías? Recuerda que, el tengo que y debo de son engramas y no sirven para nada más que para crear férreas lealtades. Transfórmalos frases por decido/me apetece, inmediatamente te harán ser consciente y tomar responsabilidad. Pon ese decido a la luz de la voluntad interna y la coherencia entre lo que quieres, sientes, piensas, dices y haces sin censura. Permítete decir lo que quieres a una hoja de papel. No tienes nada que demostrar ni deuda pendiente alguna. Si no eres capaz de hacerlo pregúntate por qué, ahí está una lealtad férrea e invisible, cuestiónala. Sólo eres esclavo de las pautas que decidas sostener y/o validar

❤Para continuar este ejercicio, te dejo algunas preguntas para comprender lo que es en realidad el merecimiento, tus lealtades y creencias sobre él, la información en los programas inconscientes de tus contextos que determina tu manera de vivirlo.

❣¿Cuáles eran las leyes reglas respecto a los merecimientos en tu casa? Te decían: te mereces, no te mereces nada, las cosas se ganan con esfuerzo, cuando termines de comértelo todo, eres un niño bueno si/ malo si, los niños buenos hacen/no hacen…

Expresa ejemplos como estos en el colegio, en la familia en tus contextos de ayer y de hoy. Estamos aquí para ser conscientes. Los seres que nos regalaron estos mensajes sólo transmitieron un mensaje del que eran portadores, pensando que hacían lo mejor. No estamos para juzgar, estamos para decidir si dejamos o no de ser esclavos de estos mensajes y asumimos nuestra libertad ya presente.

Te decían/ dices/decían/ decías/dicen: sí que te lo mereces, te mereces todo, te mereces lo bueno y lo bello por existir, no te lo mereces hasta que no acabes la sopa/los deberes/las tareas, no te lo mereces o te mereces una buena torta.

Con qué situaciones, personas, figuras, ámbitos, pasados o presentes conectas esas palabras, situaciones, pensamientos, ideas, palabras, experiencias. En algunas ocasiones he tenido clientes que no se permiten llorar y retienen las emociones por frases del estilo: llora más y te daré una buena razón para llorar. En otras he tenido consultantes que lloran a mares porque el desconsuelo era la única manera de permitirse o ganarse el merecimiento y la atención. Cada inconsciente y forma de vivir emocionalmente una situación es un tesoro único y se ha de tratar con el amor y cuidado que requiere.

¿Qué hay de tus papás? Ellos también eran niños inocentes a los que se les mandó un mensaje cuando su mente era un espacio en blanco en el que grabar y programar. ¿Qué mensaje recibieron? ¿Pensaban tus padres que eran merecedores? ¿Qué tenían que hacer para ganar el merecimiento? ¿Qué decían, con qué se asustaban, qué te decían sobre ellos, que refranes usaban? ¿Se sentían culpables, rabioso, resentidos, alegres, asqueados, apenados, apesadumbrados, apáticos por tener cosas buenas/ por tener más o menos que las otras familias?

¿Qué ocurría contigo y tu hermano, contigo y con tus visitas o amigos? ¿Estaban permitidas las visitas? ¿Había un ambiente de comunicación y escucha? ¿Qué es la comunicación para ti? ¿Las obligaciones eran iguales? ¿Se os pedían las mismas cosas? ¿Tenías que hacer algo más o algo menos? ¿Alguien te dijo todos antes que tú? ¿los demás primero? ¿es una vergüenza alabarse a sí mismo? ¿Te inculcaron pasar hambre o miedo en pro de otras personas? ¿Te educaron en la falsa humildad y los autocastigos? ¿Formó parte esto de tu educación? ¿Te lo pedían o salía de ti? ¿Tenías que ganarte de alguna manera el hecho de ganar lo que querías?

 

 ❣¿Te quitaba las cosas cuando hacías algo de algún modo determinado? ¿Qué es para ti el merecimiento? ¿Qué crees que te mereces y qué crees que no te mereces?  ¿Qué ves en tu vida que mereces y que ves en tu vida que se manifiesta y crees que no te mereces? ¿Te sientes una persona merecedora? ¿Por qué? ¿Cuándo lo has escuchado y dónde? ¿Quiénes te lo decían? ¿Si no te lo decían por qué llegaste a esa conclusión?

❤Necesitas permisos o haber pagado suficiente para concedértelo? ¿En tu casa se decía sangre sudor y lágrimas? ¿Se hablaba de trabajar con esfuerzos? ¿Sentirás algún día que ya vales lo suficiente? ¿serás alguna vez una persona lo bastante digno para merecer lo que sea? ¿Crees que sí? ¿Cuándo te lo permites? ¿cuándo te abres a aceptar lo mejor? ¿Qué es lo mejor? ¿Qué aportas tú? ¿Qué ideas has escuchado, pensado o adquirido en tu vida que obstaculizan que te permitas recibir o tu merecimiento? ¿Cuándo o de quien has escuchado mensajes del tipo: no hay suficiente dinero,  nunca harás nada Bueno en la Vida o no sirves para nada?

¿Alguien te dijo no mereces vivir? ¿por qué? ¿Quien? ¿Como vivía esa persona? ¿Era feliz?? ¿Querrías acabar como ella, qué crees que le debes? ¿Te niegas a probar cosas nuevas de personas que hayan pasado por lo mismo que tú y lo hayan superado? ¿Qué te aporta estar como estás?

¿Te dijeron alguna vez mereces morir?? ¿Formó esto parte de tu educación, de tu cultura¿Te dices cosas agradables o te castigas con monólogos internos? ¿Por qué? ¿En qué ha mejorado eso las cosas? ¿Cuánto lo llevas haciendo? ¿Desde cuándo recuerdas sentirte así? ¿Cuánto tendrás q trabajar por lo que sea que te aporte bienestar? ¿tura, de tu condición religiosa? ¿Prefieres cargar con los pesos de estas frases que no liberarte y respirar’ ¿Qué habría de no aceptable si te permites un segundo de respiro, se acaba el mundo, tu vida? ¿Qué te aporta vivir así? ¿Haces la vida de alguien mejor, la tuya, alguien gana algo con ello? ¿Qué crees que has de hacer para ganarte el amor?

¿Recuerdas alguna vez o época que te amases y tuvieses sueños? ¿Cuándo? ¿Intentas castigar o expresar tu desaprobación contra alguna persona de tu pasado siendo infeliz o rebelándote? ¿Quieres vivir así?? ¿Qué estarás dispuesto a hacer? ¿Soltarías opciones de pensamientos? ¿Soltarias ideas que ya no te sirven y que te desnutren en lugar de apoyarte?

 

El odio a una persona, cosa, o a ti mismo es el odio a un pensamiento y el pensamiento es susceptible de ser transformado. ¿Qué ganas con ese que te encadena? ¿Obedeces a alguien, le demuestras que lo honras o que lo desapruebas? ¿Te abres a darte una verdadera oportunidad, a comprender que un bloque puede sanarse probando opciones de pensamiento nuevas y nuevas experiencias estimulantes? ¿Te abres a darte 5 segundos de respiro y comprensión? ¿Soltarías pensamientos o los remplazarías? ¿Con qué quieres reemplazarlo?

Si yo pido en un restaurante: no quiero vino, quizás no sepan que traerme o me traerán algo que puede que me guste o no. ¿Qué te impide pedir lo que quieres? La vida es el restaurante. Por mucho que te hayas acostumbrado a pensar así sabes que hay otras maneras ¿ Qué serías capaz de hacer para hacer más merecedor? ¿Mirarte al espejo, respirar, observar tus diálogos y tus emociones? ¿Liberar soltar y decidir de nuevo?

Tu vida es el resultado de tus pensamientos pasados. Ahora puedes construir la vida de ese mañana validando nuevos pensamientos. Tu vida ahora sólo te da datos para ver qué validabas en el pasado. Es el informe de las audiencias de ayer. El informe mañana te dará parte de las nuevas decisiones. El poder personal de decisión está en el ahora y en la selección de nuevas experiencias ahora. Siempre depende de ti, ya eres libre y la opción está presente. Sólo estás a una decisión de soltar velos y ver las posibilidades a las que quizás te estés resistiendo.

❤Puedes comprender que liberar emociones, sumergirte en esa intensidad, observar y cuestionar estas pautas de pensamiento contenidas en las creencias y programas nos proporcionan una toma de consciencia y de aquí todo emerge sin esfuerzo. Además, puedo decidir, con amor, tomar nuevas opciones que me apoyen, comprendiendo, no sustituyendo porque sí. Comprendemos que sólo nos enseñaron unas pautas de pensamiento y una vez liberadas hay otras que son evidentes para nosotros y están más en resonancia con nuestra naturaleza. Leer este texto también te dará ejemplos de dónde no aceptas tu merecimiento:

 

Me merezco todo lo bueno. Ahora decido darme una verdadera oportunidad asumiendo lo bello de mi vida con agradecimiento. Comprendo que he llegado aquí al sostener una información concreta y que soy libre para soltarla. Puedo dejar atrás todos los pensamientos negativos, restrictivos. Me liberó y me olvido de todas las limitaciones de mis padres y predecesores o educadores. Comprendo que hay más opciones que luchar y atorarme en un punto.

Perdonar no es condonar comportamientos frutos de heridas sino liberar la pauta mental de las heridas y seleccionar lo amorosos para nosotros y el mundo. Comprendo que los aparentes otros lo hicieron lo mejor que pudieron y y no soy sus miedos, heridas, temores, creencias y programas de supervivencia o emociones negativas. Puedo en cualquier instante, decidir dejar de pasar el balón de la responsabilidad y decidir en pro del amor. Me doy una verdadera oportunidad. Me amo y me respeto. Me permite ser diligente y flexible. Selecciono los pensamientos que me nutres y me apoyan para seguir avanzando y que la humanidad avance. Me libero de agravios y resentimientos. Me amo. Gracias por darte una oportunidad.

La entrada Merecimiento y programa de desmerecimiento aparece primero en Creando Realidades.

¿A quién quieres escuchar?

Últimos podcasts

Últimos artículos del blog

WhatsApp chat