Skip to content

Maqueta y arquitecto: cómo salir del juego del miedo

Maqueta y arquitecto: cómo salir del juego del miedo

❤Sinopsis: Metanoia. Salir del juego mental del miedo hacia nuevas realidades constructivas está a una decisión de distancia. Esa decisión depende de ti. En este artículo, juntos, integraremos de manera reflexiva esta información con el objeto de tomar consciencia.  Recuerda que para salir del laberinto no has de hacer nada en concreto. Se trata de saber mirar de otro modo. Si se incrementa tu nivel de consciencia los cambios en lo externo son automáticos.  La liberación es un acto espontáneo, no lo fuerces, deja que suceda al observar. Se trata de comprender y saber que, una vez aflora la pauta origen y se entrega, estás liberando sea cual sea el resultado. Quizás haya más por liberar, pero eso también se verá de manera natural.

⚘En artículo de hoy comprenderás por qué la liberación surge de tomar consciencia. En el vídeo, vamos más allá hasta comprender cómo el miedo impacta en nuestra biología. La importancia reside en ser conscientes de algo para liberar. Por ello, simplemente sucede de forma natural, al ser honesto y coherente en pensamiento, palabra, obra siguiendo una lógica emotiva que disuelva por sí misma la masa negativa de ideas. En caso contrario, seremos esclavos de ídolos externos y pesadas técnicas. Ceder nuestro poder, resulta tedioso, requiere mucho esfuerzo y conlleva reacciones colaterales (más info aquí).

⚘Tranquilo te lo voy a desglosar punto por punto. Además quiero que recuerdes que estoy aquí para ti. Cada día mandamos audios (aquí) y puedes comentar tus dudas conmigo. De momento comprende que, tomar consciencia del para qué y el sentido de  nuestras acciones es imprescindible. Purificar y depurar los pensamientos, identificando con amor y sin temor la pauta mental origen y el recurso que ésta oculta, transforma nuestra neurología de modo automático. Resistir es crear más de lo mismo. Entregar y liberar, permite disolver una pauta mental de la consciencia. Por consiguiente, entregar las preguntas, pautas, problemas aparentes que parecen focalizar nuestras vidas, nos permite disfrutar de la verdad. Disfrutamos de la libertad y las soluciones ya presentes que no puedes ver debido a los velos de la ofuscación y los programas mentales. La verdad es como el sol, brillante, nuestra labor es dejar ir las nubes de negatividad a las que nos aferramos, en base a las creencias, programas y condiciones de supervivencia que hemos imprimido en nuestra psique. ¿Lo vemos juntos? Recuerda que no tienes por qué hacerlo solo. En www.raqueldiazpnd.com estamos preparados para acompañarte a poner luz donde había miedo con nuestras sesiones, servicios y respiros de transformación guiada.

 

❤¿Desde cuando el efecto es la credencial que dirige la causa? ¿En qué momento se olvidó el ser humano que sus pensamientos producían siempre directos efectos en algún plano y, que éstos,  eran directamente proporcionales al «sistema de pensamiento origen» utilizado? ¿En qué instante se nos olvidó que, para evitar que el pensamiento siga obrando a su imagen y semejanza, ha se ser contemplado y transformado conscientemente?

⚘Despensar no es rechazar. Rechazar es pensar a escondidas y alimentar el pensamiento, proporcionado más energía al sistema. No es necesario aferrarse a lo traumático. No es necesario que «tú y lo aparentemente traumático» seáis «gemelos siameses» toda la vida.  Así como tú te transformas con el discurrir de la  vida, la  forma de ver «lo traumático» e interactuar con ello, puede ser completamente diferente.

❤Ciertamente, como decía Dovstoiesky: «es el gran misterio de la vida humana, que el viejo dolor pasa gradualmente a una tranquila y tierna alegría», así mismo, parafraseando de nuevo al maestro, «el secreto de la existencia humana, no está en vivir sino en comprender para qué se vive«.

 

 

⚘Despensar es transformar una versión en otra más útil y amorosa. Esto se debe a que en este universo todo tiende a la ampliacion de la benevolencia, la utilidad, la mansedumbre, y, en definitiva, a la expansión del amor y su magnitud. De hecho, Tolstoi lo definía de forma sublime cuando reverenciaba la realidad como: grandeza, en la que la bondad, la sencillez y la verdad habían de estar presentes. Si lo pensamos bien, la verdad es transformadora por sí misma. Es revolucionaria. No se queda quieta. Ciertamente  no se apacigua estática en una misma forma, pues lo estático muere y la verdad es vida.

❤La Verdad es coherente con el instante y las piezas de su sentido único. Más allá de las distintas posibilidades, la verdad profunda es el amor y las decisiones que vayan en pro de: la integración, la honestidad,  la ecuanimidad, lo creativo,  lo expansivo y la unidad que representamos. La estabilidad  hipertérrita es ilusoria.

⚘El miedo es un irreal que obró un mundo de espejos y espejismos, cuyo laberinto se esfuma a la luz del amor incondicional. La transformación y expansión es la constante de equilibrio. El punto de apoyo, radica como siempre, en el movimiento de la decisión interna. Ésta decisión se mueve según  su intérprete (miedo o amor) y es el motor de transformación o contracción.  Para evolucionar y crecer, se ha de depositar su origen en foco del corazón, bajo el sistema de pensamiento cuerdo, del amor, de creación y confianza. Indaguemos en ello.

 

 

Si lo observas, la vida nos pone de manifiesto el modo en el que hemos atribuido a nuestras creaciones «el sentido de nuestra felicidad». Así mismo, pretendemos que lo que por nosotros y nuestras pautas ha sido creado incompleto, nos proporcione completitud. ¿Somos conscientes de la paradoja? Es totalmente incoherente. El mundo de la locura. Estamos hablando de una ficción mental y estamos descubriéndole el juego. Se trata de realidades solapadas e irresolubles bajo ese prisma disfuncional. Sin embargo, son realidades que se recomponen y cobran un sentido cuando las atisbas desde un punto diferente.

❤Imaginemos la realidad problemática como una maqueta en la que nos encontramos imbuidos. La maqueta se llama «Ciudad intermedia». Imaginemos que, en un ápice de lucidez, podemos salir de nosotros mismos y observar la maqueta desde arriba. A este movimiento los seres humanos lo llamamos «autoconsciencia«. Al salir de la maqueta de Ciudad Intermedia, desmoronada y compleja, pasamos a un punto de vista superior. Nos identificaremos con quien la observa desde arriba. Uno se despegada de la maqueta.

⚘La autoconsciencia nos hace comprender y experimentar que, más allá del hombre en busca de sentido perdido en la maqueta, somos el arquitecto y no la obra. Sin embargo, de tanto que hemos recapitulado infinitos momentos y los hemos atesorados como parte de nuestra identidad, al igual que los siameses «trauma y traumatizado», evocándolos una vez y otra con el filtro de la memoria por los recovecos de la maqueta, hemos convertido mentira en recuerdo. Nos enganchamos, en esa posición de adictos y esclavos de Ciudad Intermedia, de nuestro querido siamés el trauma y de sus ficciones y ecos en el juego mental del temor.

⚘Nos hemos perdidos en los desiertos y estepas de esos mundos de la maqueta, cuán lobos esteparios al más puro estilo Herman hesse, para reencontrarnos en el otro punto del laberinto. Al otro lado del laberinto, en su polo más rosa y aterciopelado, quizás  el sueño se torne más dulce, sin embargo, es el agua que no sacia la sed. En esa tesitura, polo con polo, estamos igualmente inmersos en la maqueta de Ciudad Intermedia. A veces incluso en una cara más adormecida,  pues en su cara más terrible, nuestra ansia de despertar de la pesadilla, salir de Ciudad Intermedia, sobrevolar la locura y conectar con lo real (la autoconsciencia, el observador de la maqueta), es mayor y más honesta.

❤No hay nada satisfactorio en las ilusiones de ciudad intermedia. Todo es como  en la serie «The Good Place». Un infierno en el que todo está estratégicamente diseñado. En «The Good Place» (analogía con la serie) todo aparenta ser un cielo ideal, articulado para que sus habitantes se esfuercen y sacrifiquen y, así mismo, sigan incompletos y apenados, fingiendo sonrisas, autoconvenciéndose de ellas.

⚘Observemos lo que llamamos nuestros problemas. ¿Acaso no hemos dejado que nuestras creaciones (pensamientos,  emociones, el mundo de la maqueta), sean amos que nos dirijan y esclavicen? Afortunadamente,  observar es el principio del fin del pensamiento parásito. Observar Ciudad Intermedia y sus delirios es el origen de la transformación.  No podemos transformar lo que no vemos. Cuando vemos algo con claridad la transformación se produce de manera espontánea y automática. Es una verdadera toma de consciencia la que conlleva un cambio a todos los niveles. Cuando ves el laberinto desde arriba la claridad te da una perspectiva diferente y las respuestas no se buscan sino que se contemplan de forma abierta y evidente. Cuando el ojo no está bloqueado el resultado es la visión.

Atender a lo importante y no a lo urgente se convierte a nuestra máxima. En la maqueta de Ciudad Intermedia estábamos preocupados por salir o zafarnos. Nos conformamos con breves interludios de pausa en la ciudad, en lugar de disfrutar la gloria que merecemos al cambiar de punto de apoyo. En la perspectiva del observador consciente se toman decisiones sobre lo importante. La realidad se ve como algo que no hay que solucionar sino algo que vivir y reevaluar. Desde la posición del arquitecto, la maqueta no produce temor alguno. Es evidente. La maqueta se ve bella tal y como es, en la posición que está y con las posibilidades de reformas que queramos implementar.  Está bien si se quiere disfrutar en su  belleza decrépita, con esa inocencia dentro del paisaje aparentemente desafortunado y apocalíptico. Está bien si se decide moldear, reacomodar, reconfigurar recolocando y deshaciendo las partes a imagen y semejanza de uno.

⚘No se transforma la maqueta desde pretender ser una de sus partes. Se trata de contemplar que la maqueta es tu obra y que tú no eres tú maqueta. Si no eres tu maqueta, desde luego, ella no puede aprisionarte sin que tú le cedas ese poder obsesivamente. ¿Acaso los cuadros de un pintor lo pintan a él? Pues no, pero pueden subyugarlo si decide cederle el poder de su valía o de definirlo.

 

 

❤Si te fijas he comentado «obsesivamente» porque esto es clave. Siempre estamos en transformación y evolución constante. Cuando nos aprobamos y confiamos en nuestras capacidades, reconectamos con el poder creativo y la perspectiva del observador de la maqueta. La transformación es expansiva y constructiva.  Va en pro de nosotros mismos y el mundo. Nos convertimos en grandes creadores y captadores de infinidad de opciones ventajosas y capacitadoras.

❤Estemos donde estemos, ocurra lo que ocurra somos la base de nuestra providencia al estar en comunión con la inteligencia infinita de la vida. Somos la clave de nuestra eudaimonía y completitud,  abundancia y paz mental. Esto es esencial porque en cada escenario experimentaremos ser maestros y aprendices de lo que ocurre y no víctimas indefensas de lo que pareciera ocurrir.  Función y sentido se aúnan en un compromiso de responsabilidad y auroliberación interior sin tener que hacer nada más allá de Ser.

⚘Seamos más prácticos y concisos. Observa. Sin resistencia como todo fluye en la naturaleza, sin gasto energético pues la energía se acumula y se retroalimenta, como un río. En el río de la creación, la corriente se convierte en un ciclo virtuoso de potencial. Sin embargo, cuando nos criticamos o desaprobamos, o cuando creemos que somos felices o respiramos al situarnos  en la parte rosa de la maqueta, volvemos a estar enganchados al mundo de Ciudad Intermedia y sus miserias. Como lo natural en la naturaleza es el cambio constante y la evolución, la vida y el movimiento,  aferrarse a pensamientos estáticos y férreos (negativos) va contra natura, por tanto el dolor es el esfuerzo a aferrarse a las ganancias de la negatividad y sus recursos.

 

 

❤ Todo ese esfuerzo por supuesto consume tanta energía que  uno se siente desfallecer hecho polvo. Si a esto le unimos la cantidad de medidas restrictivas y normas, lealtades personales y familiares que sostenemos continuamente, sin plantearnos nada, sin ver que éstas van contracorriente («tengo que/debo de»), y que agitan el sistema en detrimento de sus funciones, es claro comprender que tenemos el clima adecuado para presentar mensajes de aviso en el cuerpo.

❤La enfermedad o sintomatología no viene a matarte, viene a mandarte un mensaje, Llega para que comprendas las incoherencias asociadas entre lo que piensas, sientes, dices y haces, como hemos explicado multitud de veces. El término obsesivo va en la línea de que la motivación férrea para seguir en lo mismo, es ineficiente. Esa motivación a luchar te ata evitando que la vida te lleve espontáneamente a descansar en el amor y la construcción. Todo en este universo es amor y tiende al amor. Nuestra labor es soltar dulcemente y por comprensión, las resistencias opuestas que nos asfixian y aprisionan en la cárcel de la maqueta.

❤Siempre podemos posicionarnos en contemplar los fragmentos que la componen la maqueta y reconstruir. En la analogía de la vida real sería depurar el pensamiento de las pautas negativas. Pautas mentales negativas son aquellas que nos contraen y, así mismo, destruyen nuestras estructuras. Estas pautas se encuentran introyectadas en los automatismos de la psique.  Son pautas que están arraigadas fruto del miedo, en pro de la supervivencia, de forma supuestamente adaptativa. Estas pautas son las artífices de una ciudad a escala disfuncional. Sólo son pensamientos y los pensamientos son susceptibles de ser cambiados. Estas ideas nos piden presencia y depuración. De forma análoga nuestra vida nos pide dar presencia a sus eventos desde un punto de apoyo divergente  miedo.

⚘Salgamos de la analogía de la maqueta para contemplar otra obra sublime, la naturaleza.  Ese sí es un escenario en medio del que ocurridos, nos nutre y nos provee. Así mismo podemos aprender de él y observarlo desde otra perspectiva. ¿Hay acaso tal absurdo problema en la naturaleza? La naturaleza no es problemática. Bien y mal carecen de sentido en la naturaleza. La naturaleza nos habla de lo útil, lo necesario,  la autorregulación,  el sistema unificado, la convergencia, la coexistencia y la diversidad dentro del sistema unido. La naturaleza sostiene a cada ser y lo provee de vida y todo lo que la vida le demanda. La naturaleza es autolimpiable y curativa bajo la ley del mínimo esfuerzo.

❤La naturaleza es limpia y abundante, como la vida y como nosotros. ¿Cuándo se nos olvidó lo sencillo y adquirimos un pesado disfraz que va en detrimento de nosotros mismos? ¿Si vamos contra natura como esperamos estar descansados y relajados? Eso forma parte del mundo de la locura de nuevo llevado a la existencia. Recuerdo que años atrás solía pensar; Si todo se da por sí mismo algo estamos olvidando y realizando de un modo disfuncional los seres humanos. El sinsentido de los mundos de Morfeo.

❤Creamos una sociedad en la que el miedo nos provee. Le erigimos templos y lo vanagloriamos. Si exigimos al miedo la base de nuestra providencia, así será,  pues nuestra palabra es ley. La palabra es una orden al universo que ha de ser cumplida.  Es un reflejo de nuestros pensamientos internos. Por ello, ante las palabras emitidas, siempre  podemos pararnos a observar y a liberar lo que no corresponde. Lo que no corresponde no son más que las órdenes inconscientes que no necesitamos en nuestras vidas y de un modo u otro pedimos al orar sin cesar.

 

 

⚘Si le pedimos algo al miedo su respuesta será simple, nos provee de más miedo, sin embargo es el amor algo intocable, presente, la fuente de toda providencia. Nuestra labor no es crear amor o Providencia. El amor y la providencia son parte sin ecuanum de  nosotros por ser partes intrínsecas de la vida. La labor es soltar las resistencias que nos alejan de ello. Soltar las amando. Soltar las sin reforzar, sin resistir. soltar con empatía y comprensión.

⚘Estamos ante la oportunidad de que todo esté sistema absurdo se caiga por su propio peso. Es nuestra idea de ,«tremebundo» la que hace creer que sin aquello que consideramos imprescindible no estamos seguros y a salvo. Tal y como lo veo, la fuente de mi Providencia está en mi corazón y, en la vida que nos nutre y nos sostiene pues, nosotros somos la vida.

⚘Podrían quitarnos cualquier cosa externa y, lo que está para mí está para mí. Podrían ponerme en una isla desierta y allí estaría mi Providencia y la clave de mi desarrollo. La clave de mi eudaimonía está en la donde permito que el Ser que soy se exprese en expansión y totalidad. ¿Te das cuenta de que has superado lo insuperable? La vida ha realizado, por medio de ti y de lo que ves, movimientos aparentemente incómodos para que te posiciones como arquitecto y no como maqueta, asumiendo todo el poder. Creías no poder y pudiste infinitas veces. Quizás ahora es la hora de reconectar de verdad con ello de forma  definitiva, en ese cambio de paradigma. Simplemente metanoia. Gracias por este autoencuentro. Puedes viajar a través de ti por medio de mis audios y podcast en Raquel Díaz PsicoNeuroDesprogramación.

La entrada Maqueta y arquitecto: cómo salir del juego del miedo aparece primero en Creando Realidades.

¿A quién quieres escuchar?

Últimos podcasts

Últimos artículos del blog

WhatsApp chat