Los hoteles españoles multiplican por cinco el número de pernoctaciones