Los destinos españoles experimentan fluctuaciones en la demanda de viajes a medida que avanza el otoño