España podría ser el siguiente país en ofrecer un visado para nómadas digitales