Diego Pedrera nos habla, con el montaje de Miriam Raposo, de una batalla campal en la estación de tren de Mérida en 1904. Una historia de odio y venganza que terminó de una forma terrible a plena luz del día.