Nos lleva Diego Pedrera hasta Campanario para hablarnos de un crimen durísimo por tratarse de un drama familiar, por lo salvaje de lo ocurrido y por todo lo que vendrá después. Ocurrió en el año 1926 y hasta allí nos lleva con la ambientación Miriam Raposo.