44. De tapas por Zamora

David se va a Madrid para su reunión mensual de trabajo que le permite disfrutar este año como un nómada por la provincia de Zamora. Y la vuelta la hace acompañado de Celia, una amiga a la que invita a conocer la capital y su gastronomía. No es la primera vez que nuestro viajero favorito vuelve en compañía. Como seguro recuerdas, acompañado de su jefe realiza la Ruta del Vino de Toro. Esto seguro que le hizo ganar puntos en su empresa 😅

Celia es escritora y, como tal, busca inspiración para sus artículos y relatos. Por lo que, aprovechando que una amiga actriz actúa en el Teatro Ramos Carrión, acompaña a David durante un fin de semana buscando a su «musa Calíope».

El ritmo es acelerado porque hay mucho para ver en poco tiempo. Pasear por las extensas orillas del río Duero, visitar todo el casco antiguo, ir de compras por las tiendas de productos de la tierra y… disfrutar de las tapas !sin duda!

Por lo que la visita a zonas como la de «Los lobos», «El motín de la trucha» y «Los Herreros» es obligada. Obligada y adictiva para muchos que las visitan porque te piden regresar una y otra vez…

Tapas tradicionales como «Patatas bravas», «Pinchos morunos», «Perdices» o «Tiberios» conviven con elaboraciones más sofisticadas que participan de año en año en un certamen para  establecimientos hosteleros de la ciudad.

El ajetreante fin de semana para Celia y David tiene una pausa durante el partido de baloncesto en el pabellón «Ángel Nieto» donde las chicas del CD Zamarat disputan un encuentro de la Liga Femenina. Y tras apenas tocar la bocina del final, salen a toda prisa al teatro para ver a su amiga Elvira actuar con la que, al terminar, salen a tomar unas copas por la Plaza Mayor.

Está claro que Celia no ha venido a descansar físicamente, si no a separar su mente del abrumador día a día de la Capital. Mucho nos tememos que no va a ser la última vez que vuelva a Zamora 😉

La entrada 44. De tapas por Zamora se publicó primero en Zamora Travel Podcast.

35. Zamoranos de aquí y allí

Zamora, al igual que otras provincias españolas que han proporcionado históricamente multitud de emigrantes con destino a grandes urbes, recupera parte de ellos durante el verano. Uniéndose a los miles de visitantes que llegan hasta aquí para descubrir lo mismo que David, nuestro urbanita viajero. Así pues, más de 150 mil personas llegan para pasar el verano junto a familiares y antiguos amigos que residen aquí durante todo el año.

En algo en lo que muchos no caemos en la cuenta es que, ayuntamientos de poblaciones donde la población flotante se incrementa durante la época estival, necesitan duplicar sus esfuerzos en prestar los servicios para atender al triple o cuádruple de habitantes que van a vivir durante un periodo de tiempo en su pueblo de nuevo. Lugares como Benavente, Toro o la región de Sanabria ven como el ambiente animado de sus calles es una constante durante el verano.

Los testimonios son diferentes, pero todos a los que nuestro viajero favorito les pregunta, le contestan algo en común; desconectar durante unos días de su entorno cotidiano y reconectar con su memoria. Como si fuera una terapia vital e imprescindible para recargar energías hasta el siguiente año.

Hay otro grupo de zamoranos que regresan a su tierra, pero esta vez para jubilarse aquí tras muchos años fuera del lugar que los vió nacer. Emigrantes que, principalmente, por motivo laboral tuvieron que dirigirse a grandes urbes como Madrid, Barcelona o Bilbao. Aunque también los hay que regresan tras un periodo de unos pocos años viviendo inclusive fuera de España como es el caso de Nuria, una emprendedora de Almendra del Pan vinculada al agroturismo que regresó de Dublín.

Arnaldo, un joven argentino, quiere unir los cabos de su árbol genealógico y busca en Zamora más datos sobre sus vínculos familiares de su bisabuelo que emigro en el pasado al otro lado del Atlántico. David conoce su testimonio como colofón a un episodio lleno de nostalgia y añoranza de quienes nos visitan o emprenden su regreso.

La entrada 35. Zamoranos de aquí y allí se publicó primero en Zamora Travel Podcast.

33. ¡Oh, cielos!

Ver las estrellas no siempre es fácil sobre todo en entornos muy saturados de contaminación lumínica. Encontrar un lugar tranquilo, con oscuridad, utilizando las herramientas apropiadas y en compañía de entendidos en astronomía era algo que perseguía nuestro viajero favorito. Ahora, desde Zamora, ha podido aprender más sobre todo ello desde lugares diferentes de la provincia.

Todo comienza en la capital, donde la agrupación de aficionados por la astronomía organizan una jornada para ver más de cerca la Luna y planetas como Júpiter o Saturno. Y aunque la meteorología no acaba ayudando, Fernando y Manuel, dos buenos conocedores en la materia le cuentan a David los privilegios con los que cuenta la provincia para disfrutar de las constelaciones. Una de las pretensiones de la agrupación es conseguir una «Reserva starlight» para favorecer el astroturismo.

La región de Villafáfila, una de los espacios perfectos para disfrutar de las estrellas junto a lugares como la Sierra de la Culebra, Sanabria, Sayago o La Guareña, cuenta con Joaquín Tapioles, conocido como «El pastor galáctico» y su observatorio con telescopio, llamado Giordano, que le permite observar el cielo nocturno desde hace año. Un vecino de San Agustín del Pozo conocido por la NASA desde su participación en la misión «Deep Impact» de 2005.

En Sobradillo de Palomares, en la comarca de Sayago, David localiza otro observatorio donde Javier, un astrofísico, le invita a conocerlo. El telescopio con que cuenta las instalaciones le permite ver el espacio profundo y las nebulosas planetarias cada noche. De tal manera, que este estudioso de la materia nos ayuda al resto a comprender mejor el universo y divulgar su conocimiento entre el público en general.

“Hay un solo espacio general, una vasta inmensidad única a la que podemos llamar libremente vacío: en él están los orbes innumerables como éste en el que vivimos y crecemos, declaramos que este espacio es infinito, ya que ninguna razón, conveniencia, percepción sensorial ni naturaleza le asigna un límite.”
Giordano Bruno

La entrada 33. ¡Oh, cielos! se publicó primero en Zamora Travel Podcast.

27. De la Hiniesta a la Concha, pasando por San Pedro

Una tradición muy especial con más de 700 años y arraigada a la tierra zamorana se celebra y nuestro urbanita viajero quiere descubrir qué tiene de particular. Nada menos que una romería que data de 1291 y desde entonces, año tras año, se sigue celebrando. La talla de la Virgen de la Concha recorre en procesión los, aproximadamente, 10 km desde la iglesia de San Antolín , en la capital, hasta el municipio de la Hiniesta donde los romeros participan acompañando a su paso, en una jornada cargada de convivencia, para hacer una visita en ese día a la Virgen de la Hiniesta.

Durante el día, la fiesta de campo, las charangas y los bailes de pendones están asegurados donde todos comparten una tradición que atrae a forasteros año tras año. Y donde, como no podía ser de otra manera, se disfruta de la gastronomía folclórica con el suculento lechazo de la IGP y el delicioso arroz con leche. ¡Buen provecho, David! 😉

En torno al 29 de junio, otra gran celebración sucede en Zamora capital, las Ferias y Fiestas de San Pedro. Donde la figura de la veleta de la Gobierna se convierte en clave al ser la portadora de las llaves de la ciudad que son trasladadas en barco por el río Duero para hacer entrega, en préstamo, de las mismas durante 10 días de festejos. Una escultura forjada con más de 300 años que cada año realiza el mismo rito.

Estas fiestas en la capital se convierten un ir y venir de música popular recorriendo las calles, junto a las peñas que llenan este espacio con sus indumentarias coloristas. Donde la sucesión de actividades como diversos conciertos, el festival flamenco, la feria del ajo en la Avenida de las Tres Cruces o la feria la cerámica y alfarería en la plaza de Viriato, están aseguradas. Tradiciones con más de medio siglo de antigüedad y vinculadas con la provincia, que aportan entretenimiento a cualquier forastero como es el caso de David.

La entrada 27. De la Hiniesta a la Concha, pasando por San Pedro se publicó primero en Zamora Travel Podcast.

26. Alguien de Coreses compite en el Dakar

Las personas de Zamora son increíbles. Si bien, el imaginero Ramón Álvarez, nació en Coreses el siglo IXX dejando una magnífica herencia vinculada a la Semana Santa, la participante en el Dakar, Sara García, es otra vecina de este municipio. Sin duda, un perfecto lugar donde nacer y dejar huella en el ámbito internacional no tiene porque ser una gran ciudad.

Esta localidad ha sufrido positivamente una evolución durante los últimos 40 años que le permite ofrecer espacios industrializados a empresas de todo tipo y permitiendo a su habitantes desligarse, en buena medida, del sector agrícola y ganadero.

El diario de David de hoy, también refleja su visita a las localidades de Algodre, Gallegos del PanVillalube, Matilla la Seca, Pozoantiguo, Abezames, Bustillo del Oro y Malva. Pequeñas poblaciones pero con grandes y curiosas historias arraigadas a su pasado y que Cecilio Vidales, como un magnífico guía, le revela a David durante su paso por ellas.

En el apartado gastronómico, nuestro viajero madrileño, disfruta del lechazo asado de la IGP Lechazo de Castilla y León. Donde aprende como debe de ser la «mano» que realice el ritual entre brasas para conseguir un óptimo resultado. ¡Buen provecho!

También hay ocasión para el reencuentro con su antigua compañera de idiomas en EEUU, Sara García. El tiempo va pasando para todos y aquella joven coresana se ha convertido en una dura rival sobre las dos ruedas de su moto.

El mundo de la competición es complejo, sobre todo si lo compatibilizas con un trabajo que te sustente. Aprender del empeño y la pasión que ella le pone a su forma de vida, amplía la perspectiva de nuestro urbanita, que comprende mejor la necesidad del esfuerzo para lograr sus objetivos.

Además Sara, también vive cotidianamente en Madrid y conoce de primera mano el día a día de la gran urbe. Sin duda, un gran contraste con las escapadas a Coreses donde relajarse, disfrutar de la familia y prepararse para seguir luchando hasta lograr su sueño.

La entrada 26. Alguien de Coreses compite en el Dakar se publicó primero en Zamora Travel Podcast.

16. El Merlú, el Barandales y el Bombardino de Zamora

Es curioso cómo a través de un podcast podemos descubrir, vivir y disfrutar de un rito religioso que se repite cada año y desde hace siglos. Y esto es lo que le ha sucedido a David cuando se topó con el podcast de «Ecce Homo». Un audio programa que traslada la experiencia social de la Semana Santa de Zamora a través de la relaciones de los integrantes de cada cofradía.

De hecho, en Zamora se vive prácticamente todo el año. Los fuertes vínculos que unen a los congregantes, músicos y demás participantes trasciende del aspecto religioso al hermanamiento social. Donde un público expectante de ver cada una de las imágenes que son trasladadas en los pasos, el silencio sepulcral de algunas procesiones, las interpretaciones magistrales de las bandas de música y coros que ensayan a diario durante meses y la pulcra solemnidad que envuelve toda la Semana Santa, hace que la ciudad sea visitada por miles de viajeros y curiosos que regresan a sus lugares de procedencia sorprendidos y gratificados por lo vivido en esta capital castellana.

Momento donde muchos que residen fuera desde hace años se reúnen para recuperar ese hermanamiento que llevan en sangre desde su infancia y arraigado a la herencia durante generaciones que transfieren, no solo la tradición, si no también túnicas, caperuces, capas, mantillas, hachones, varas y medallones.

Las figuras del Merlú, el Barandales y el Bombardino envuelven a unos días especiales para Zamora y nuestro urbanita favorito descubre quienes son estas figuras tan arraigadas a la tierra.

Momento también para la gastronomía histórica y de calidad. Donde no podrían faltar las tradicionales «sopas de ajo». ¡Buen provecho!

David, aunque no tiene la cualidad de ser un devoto religioso, se ha visto sorprendido de este misticismo que genera un fuerte vínculo entre los habitantes de Zamora. Un hecho que seduce el aspecto más humano de su interior.

La entrada 16. El Merlú, el Barandales y el Bombardino de Zamora se publicó primero en Zamora Travel Podcast.

06. La capital del Románico se llama Zamora

Tras las indicaciones que David recibió durante su visita a la ruta del vino para visitar la ciudad de Zamora, el tiempo apremia y quiere aprender cada día que recorre tierras castellanas.

No son escasas la veintena de iglesias románicas que la capital pone a disposición del turismo.

La historia que rodea la ciudad no es la único existente. La antigua muralla medieval recoge un innumerable número de calles que conforma un casco antiguo declarado conjunto histórico artístico.

Lugares como el castillo de Doña Urraca, la catedral , el mirador del Troncoso, la Rúa de los Notarios, la plaza de Viriato, la plaza Mayor o Santa Clara son espacios cargados de mucho simbolismo histórico que albergan hasta edificaciones modernistas.

Y cuando el hambre aprieta, la gastronomía está del lado de David, afortunadamente. El arroz a la zamorana, un plato típico de la zona deleita a nuestro protagonista cerca de un enclave muy representativo de la Semana Santa de Zamora, el Merlú.

Antes del finalizar el episodio, David disfruta de los versos de un grande la literatura poética, el poeta Claudio Rodríguez.

La entrada 06. La capital del Románico se llama Zamora se publicó primero en Zamora Travel Podcast.

05. Caminando por la tierra del vino

David debe volver a Madrid en tren para una reunión de trabajo y durante el trayecto nos hace conocedores de cómo le ha ido su última aventura por tierras zamoranas.

Ha descubierto la Ruta del Vino de Zamora y su Denominación de Origen que comienza en la capital y cubre 56 municipios.

Tiene la ocasión de conocer a su presidente, un atleta con varios campeonatos a sus espaldas que ahora es propietario de una bodega de Corrales del Vino.

Durante su conversación, disfruta de una cata de vinos junto a otros vecinos del lugar y aprende de la historia que hizo posible que hoy en día en la D.O. Tierra del Vino de Zamora se produzca un millón de kilos de producción vitivinícola. Algo que permite ayudar a la economía de muchas familias de allí.

También, es conocedor de la existencia del albergue de peregrinos de El Cubo de Tierra del Vino y habla con sus gestores que le explican como es el día a día de los transeúntes.

Sin olvidarse de ello, David, descubre los quesos, embutidos y carnes a la brasa que acompañan a la cata de vino con la que se deleita. Sin dejar de pensar en los dulces de la zona y el lechazo asado del que no dejan de invitarle a probar.

La entrada 05. Caminando por la tierra del vino se publicó primero en Zamora Travel Podcast.