Airbnb propone una armonización de las normas europeas para el alojamiento compartido